Ir al contenido principal

Géneros literarios. El Siglo de Oro R 28/04/2017


Este viernes, 28 de Abril, hemos hablado de un montón de cosas muy interesantes.
Hemos aprendido a diferenciar los géneros literarios, recitado romances y poesías y hemos hablado de la vida, los escritores y las obras del Siglo de Oro; Cervantes, Lope de Vega, Luis de Góngora y Francisco de Quevedo.

Contenidos de la reunión


1.Géneros literarios


Didáctica: A este género pertenecen los libros que nos enseñan algo. Antes de que existiera internet y pudiéramos consultar las cosas en Google o Wikipedia utilizábamos la enciclopedia y los diccionarios para poder consultar nuestras dudas. También los libros del colegio pertenecen a este género y muchos otros como el ensayo y las fábulas

Narrativa: Son aquellos libros que nos cuentan historias en un tiempo y lugar determinados; Los cuentos, las novelas, los relatos o las leyendas.

Poesía: Es un género literario en el cual el autor expresa sus sentimientos y emociones y su máxima expresión es el poema

Teatro: En el los hechos están escritos para ser representados por actores

2. El Siglo de Oro




El Siglo de Oro español, va desde finales del Siglo XV hasta finales del Siglo XVII y fue llamado así por la importancia del arte y la literatura en España.

La corte estaba en Madrid y a ella acudían gente de todos los pueblos y regiones de España.

Durante el reinado de Felipe IV, la población había aumentado tanto que las murallas que contenían la ciudad no podían albergar a tanta gente y se formaban barrios fuera de ellas llamados arrabales. Por las mañanas se abrían las puertas de la muralla para que todo el mundo pudiera entrar.

La gente rica vivía en casas grandes, pero los pobres tenían que conformarse con pequeñas habitaciones que alquilaban en casas parecidas a las corralas que aún podemos ver en barrios como Lavapiés. No había cuartos de baño y la gente tiraba el contenido de los orinales por la ventana al grito de “¡Agua va!”

Las calles no eran como las de ahora, eran de tierra y según algunos relatos de viajeros de la época, Madrid era una de las ciudades más sucias y malolientes de Europa.


En aquella época no existía ni la televisión, ni el cine y la gente se entretenía acudiendo al teatro y ¡leyendo! Por eso los escritores de esa época eran lo más parecido a los actores de Hollywood de ahora.

Los libros eran carísimos. Se compraban por hojas. Y cuando las tenías todas, las mandabas coser y encuadernar.

3. Cervantes frente a Lope de Vega

Miguel de Cervantes y Lope de Vega

Al rey Felipe IV le encantaba el teatro y no se perdía un solo estreno de su autor preferido, Lope de Vega. Lope era joven, guapo y un escritor teatral de éxito. Por su parte, Cervantes era ya un hombre mayor, que había perdido la movilidad de su brazo durante su época de soldado y que lo que más deseaba en el mundo era ser un escritor famoso. Había escrito muchas obras de teatro, pero ninguna había tenido el éxito que él deseaba y Lope se burlaba de su forma de escribir. Cuando escribió "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha" se lo llevó al librero del rey, Francisco de Robles, que vio claramente el éxito de la novela y decidió correr con los gastos. ¡Se imprimieron 1600 ejemplares! Por fin Cervantes consiguió su éxito, y ¡qué éxito! El Quijote es el libro más traducido en todo el mundo después de La Biblia.

4. Francisco de Quevedo frente a Luis de Góngora.

Luis de Góngora y Francisco de Quevedo


Francisco de Quevedo había nacido en una familia de hidalgos. Su infancia no fue muy feliz, ya que había nacido con deformidad en los pies, lo que le provocaba una fuerte cojera. Además, tenía problemas de visión que le obligaban a llevar sus características gafas. Esto provocaba continuas burlas hacia él y se refugió en la lectura (Dámaso Alonso nos narra este episodio). Su pasión por la lectura y su precoz inteligencia le llevó a ser uno de los grandes escritores españoles de todos los tiempos. Aunque escribió todo tipo de géneros, destacó en la poesía. Dicen, que era un gran espadachín, pero sus mejores batallas las libraba con los versos, sobre todo contra su archienemigo Luis de Góngora que también fue un gran poeta. Los dos tenían una idea muy diferente de la poesía y se escribían versos malintencionados que corrían de mano en mano por las calles y mentideros del Madrid del Siglo XVI.
Cuentan, que a Luis de Góngora le gustaba el buen comer y el juego, lo que le llevó a arruinarse varias veces. Era tal la rivalidad entre los dos , que Quevedo llegó a comprar la casa de Góngora solo  para poder echarlo

Lecturas

A UNA NARIZ. Por Francisco de Quevedo a Luis de Góngora
Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un pez espada muy barbado.

Érase un reloj de sol mal encarado,
érase un alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón mas narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,
muchísima nariz, nariz tan fiera,
que en la cara de Anás fuera delito.


Poema al Pedo. Por Francisco de Quevedo (1580-1645).


Alguien me pregunto un día
¿Qué es un pedo?
y yo le conteste muy quedo:
el pedo es un pedo,
con cuerpo de aire y corazón de viento
el pedo es como un alma en pena
que a veces sopla, que a veces truena
es como el agua que se desliza
con mucha fuerza, con mucha prisa.


El pedo es como la nube que va volando
y por donde pasa va fumigando,
el pedo es vida, el pedo es muerte
y tiene algo que nos divierte;
el pedo gime, el pedo llora
el pedo es aire, el pedo es ruido
y a veces sale por un descuido
el pedo es fuerte, es imponente
pues se los tira toda la gente.


En este mundo un pedo es vida
porque hasta el Papa bien se lo tira
hay pedos cultos e ignorantes
los hay adultos, también infantes,
hay pedos gordos, hay pedos flacos,
según el diámetro de los tacos
hay pedos tristes, los hay risueños
según el gusto que tiene el dueño


Si un día algún pedo toca tu puerta
no se la cierres, déjala abierta
deja que sople, deja que gire
a ver si hay alguien que lo respire.


También los pedos son educados
pues se los tiran los licenciados,
el pedo tiene algo monstruoso
pues si lo aguantas te lleva al pozo
este poema se ha terminado
con tanto pedo que me he tirado.

Actividades recomendadas


Recorrido por el "Barrio de las Letras" 

  • Leer las frases de los escritores incrustadas en el suelo
  • Buscar la casa de Francisco de Quevedo y de Luis de Góngora
  • Buscar la casa de Cervantes
  • Buscar donde estaba el "Corral de comedias del Príncipe"
  • Visitar la tumba de Cervantes en el Convento de las Trinitarias

Próxima Reunión

Esta vez sí. Hablaremos sobre la novela de aventuras.
Recorreremos los mares caribeños y aprenderemos a leer un mapa
Si os acordáis traed vuestro libro preferido y hablaremos de el.
¡Hasta el viernes que viene!


Audio del Programa 28/04/2017



Comentarios

  1. Enhorabuena! Mi cuentista está encantada y nos hemos releido varias veces los poemas de Góngora y Quevedo.
    ¡Que divertido!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Antigua Grecia. La democracia

Los Griegos El país que actualmente se denomina Grecia se conocía antiguamente como Hélade, pero políticamente estaba fragmentado en numerosas polis o ciudades estado independientes entre sí, que unas veces se aliaban y otras se enfrentaban en guerras sangrientas. La antigua Grecia estaba bañada por el mar Mediterráneo, y se situaba al sur de la Península Balcánica. Comprendía también diferentes islas de los mares Egeo y Jónico, y la costa occidental de la actual Turquía.


Las polis eran ciudades-estado de la antigua Grecia. La parte más alta de la poli se llamaba acrópolis.


Las polis más importantes fueron Atenas, situada en la región del Ática, y Esparta, localizada en la región de Laconia Organización política Las polis griegas adoptaron como sistemas de gobierno la democracia (Atenas) y la oligarquía (Esparta). Poseían un importante ejército en el que destacaban el ejército ateniense y el ejército espartano. Los soldados del ejército espartano eran los hoplitas.  La democracia  La de…

La literatura medieval. La tradición oral

La Edad Media La edad media dura unos 1000 años. Desde el siglo V al siglo XV. La península ibérica se dividía en muchos reinos, unos cristianos y otros árabes que estaban en constante guerra.

La economía de este periodo se basa en el feudalismo.

El rey concedía grandes extensiones de tierra llamados feudos a los nobles y guerreros, estos últimos ponían a trabajar en sus tierras a los campesinos, encargados de hacerlas producir. La mayor parte de lo producido le era entregada al señor feudal, quien le permitía al campesino vivir en esas tierras y era protegido, en caso de invasión enemiga.

En esta época había una gran desigualdad social. Por un lado, se encontraba la nobleza y el clero, por debajo de ellos se encontraba la amplia masa campesina, abocada a las labores de la tierra.





La literatura medieval
Los monjes, en sus monasterios, eran los encargados de copiar los libros que ya existían de la época clásica (autores griegos y latinos) y lo hacían a mano por lo que existían muy pocas…

Un poema, una canción

Nuestra última reunión de Club de los Cuentistas ha sido muy musical.
Con motivo del día de Santa Cecilia, patrona de la música, el Club de los Cuentistas decidió formar un coro y cantar La Tarara con letra de Federico García Lorca. El miércoles 22 tuvimos el placer de cantarlo y dedicárselo a Bea, la profesora de música del CEIP PORTUGAL.
En nuestro programa de radio podéis escuchar tanto el coro como la fantástica entrevista que nuestros cuentistas realizaron a la homenajeada en su visita al Club.
También tuvimos a una de nuestras cuentistas, Carlota George "Coneja Pepita" explicándonos lo que es un violín y tocándonos unas piezas y por supuesto hablamos de la poesía y aprendimos que las canciones que tanto nos gustan también son poemas
La poesía Como hemos visto en anteriores reuniones, el verso ha jugado un papel fundamental en la trasmisión oral ya que se utilizaba como herramienta para memorizar. Los pliegos de cordel, las canciones de nuestros abuelos, los refranes, …